logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Martes 25 de Junio de 2019
banner

LA TRINI. CANTAORA
Trinidad Navarro Carrillo. Málaga1868 – La Línea, (Cádiz), hacia 1930
Audio: Malagueña de La Trini. Juanito Valderrama

Perfiles Flamencos. 06.09.09 

Capítulo XXXIV. Trinidad Navarro, La Trini, una de las más destacadas figuras del flamenco, cuya vida la compartió por igual entre los siglos XVIII y XIX, fue y sigue siendo considerada entre las cantaoras más famosas y nombradas de la historia del cante. Su fama, totalmente merecida, la ganó por la hermosa brillantez y pureza intachable con que hacía los cantes de su tierra. Es verdad que no la asustaban otros palos del cante, pero las malagueñas las interpretaba con una grandeza y un sentimiento que, en boca de ella, adquirían las dimensiones del cante más grande y profundo; pero no solamente las cantaba con excepcionales cualidades, entre ellas su voz, de timbre claro y poderoso: fue también una gran creadora que dejó varias formas personales de este estilo de cante que siguen interpretando todos aquellos que se precian de conocer los cantes malagueños.

     La Trini, miembro de una humilde familia sin antecedentes artístico, se dedicó desde muy temprana edad al cante en el que, dada sus innatas cualidades, triunfó rápidamente. Su fama salió pronto de los ámbitos locales y se extendió por toda Andalucía, siendo contratada en los mejores cafés cantantes de la época, dándose a conocer plenamente.
     Pero si en el plano artístico triunfó rotundamente, en el personal la vida no la trató con demasiada benevolencia: siendo muy joven perdió un ojo, desgracia que la marcaría para siempre; por otra parte, su economía sufrió muchos altibajos que la hicieron pasar por etapas muy duras. Pero lo peor fue, sin duda, la operación ginecológica a la que tuvo que someterse el 14 de Abril de 1897, cuando contaba 29 años de edad, que a punto estuvo de costarle la vida, y de la que hacía mención en una letra que ella misma compuso y cantó: “No se borra de mi mente / el día 14 de Abril / y siempre tendré presente / que en ese día me vi / a la puerta de la muerte”.
     No obstante los múltiples avatares que le deparó la suerte, la Trini fue siempre una mujer que mostró mucho temple y coraje a la hora de sobreponerse a cuantas adversidades la castigaron, que no fueron pocas; pasaba por tener un depurado gusto en el vestir, con un lujo que realzaba su elegante figura.
     En los últimos años de su vida regentó un ventorrillo en La Caleta, en su Málaga natal, ventorrillo que fue muy frecuentado por los artistas de la época y por los buenos aficionados que en él celebraban reuniones de cante que fueron famosas en el ámbito flamencos dentro y fuera de Málaga. Por entonces La Trini ya no cantaba en público; pero en las raras ocasiones en que ella participaba en estas reuniones, y según Fernando el de Triana, cantaor y memoralista, “empezaron a ocurrirle desgracias que quebrantaron bastante su salud y por lo tanto le restaron muchas facultades para su cante y así empezó a descubrirse la artista; (...) Mientras más se agotaba físicamente, más sublime era el arte que iba descubriendo, (...) entonces era cuando estaba verdaderamente incopiable.  ¡Qué cosas le hacía a los cantes!”.
     Aunque su nacimiento tuvo lugar en Málaga, el año 1868, su muerte, en cambio, no se sabe si ocurrió en Antequera, provincia de Málaga, o en el pueblo gaditano de La Línea de la Concepción, hacia el año 1930. De lo que no hay duda es que fue una de las más brillantes cantaoras de su tiempo y que su fama, harto reconocida en nuestros días, no se borrará jamás en los anales del cante flamenco

LA TRINI
MALAGUEÑA INMORTAL

Tenía la pureza del diamante
su hermosa voz; la Málaga cantora
la nombró de su cante embajadora
y de su arte y estilo fue garante.

La Trini se erigió reina del cante
por sus dotes sin par de cantaora;
su sangre de flamenca y creadora
corría, por sus venas, trepidante.

Si en el cante brilló como ninguna,
reveses de salud y de fortuna
minaron sin piedad su buena suerte.

La desgracia, tenaz, la perseguía,
y con ella mantuvo su porfía
hasta ceder al soplo de la muerte

Paco Acosta Roldán

Esta noticia ha recibido 4070 visitas y ha sido enviada 4 veces       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998