Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•9 usuarios en línea • Sábado 18 de Noviembre de 2017
banner

ANTONIO MAIRENA. CANTAOR
Antonio Cruz García, Mairena del Alcor, (Sevilla), 1909, Sevilla, 1983
Audio:    Alegrías

Perfiles Flamencos. 24.05.09 

Capítulo XX. El sobrenombre de Niño de Rafael, como se le conocía al principio de su carrera artística puede que no diga nada a muchos aficionados, sobre todo sin son jóvenes. Pero si decimos Antonio Mairena, todos convendrán que, preferencias aparte, ha sido uno de los pilares fundamentales del flamenco. Perteneciente a un linaje de gitanos artesanos en el oficio de la fragua y asentados en Mairena del Alcor en tiempos de Carlos III, Antonio Mairena ha sido sin duda uno de los cantaores más completos de la historia y una de las figuras más relevantes del flamenco del siglo XX en su segunda mitad. En vida se le otorgaron honores que seguramente no han sido alcanzados por ningún otro artista flamenco: entre otros títulos, en 1959 fue nombrado Director Honorario de la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces de Jerez de la Frontera; en 1962 le fue otorgada la III Llave de Oro del Cante; en 1981 le fue concedida la Medalla al Mérito al Trabajo, y la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 1983. A título póstumo se le concedió el de Hijo Predilecto de Andalucía.

   Es verdad que en la concesión de la III Lave de Oro del Cante hubo bastante polémica. Era 1962 y Córdoba había convocado su tercer Concurso de Cante, en el que entraba en juego la causa de esa polémica. Otorgadas a Tomás el Nitri en 1862 y a Manuel Vallejo en 1926, la entrega de esta llave nunca tuvo mayor transcendencia. En esta ocasión competían por ella Fosforito, Chocolate, Juan Varea y Platero de Alcalá. Pero pronto corrió el rumor en la afición de que el concurso estaba organizado de forma para que fuera Antonio Mairena el ganador, como así ocurrió. Aunque seguramente infundada, la sospecha de que el concurso estaba amañado la levantó el hecho de que el poeta y flamencólogo cordobés, Ricardo Molina, amigo personal de Antonio Mairena, fuera la persona encargada de la organización y todo el entramado del concurso.
     Naturalmente, Ricardo Molina desmintió categóricamente que aquellos rumores tuvieran sentido. Pero como siempre ocurre en tales casos, una parte de la afición, la más próxima a Mairena dio por bueno el concurso, mientras que otra, menos cercana al cante mairenista lo vio con gran escepticismo.    
     Antonio Mairena vivió por y para en flamenco. Exclusivamente. Pero no era sólo un cantaor largo y completo dentro de los escenarios: fuera de ellos fue también un concienzudo investigador y aplicado estudioso que lo llevó a conocer perfectamente los cantes más antiguos en toda su pureza y a interpretarlos de la misma manera antes que se adulteraran.
     Además de sus innumerables conferencias y artículos, dejó escrito dos libros, uno en  1963, en colaboración con su gran amigo Ricardo Molina  titulado “Mundo y formas del cante flamenco”, imprescindible para el conocimiento de la cultura del flamenco, y “Las confesiones de Antonio Mairena”, editado en 1976.
     Su discografía fue amplísima y en ella grabó casi todos los cantes conocidos. En su “Gran historia del cante gitano-andaluz” en tres volúmenes y datada en 1966, aparecen nada menos que 19 cantes por seguiriyas y treinta por soleares. Todo un ejemplo de los conocimientos del cante de un gran maestro, creador de una escuela, el “mairenismo”, que han seguido y siguen muchos cantaores como antes se siguió la de Marchena y más recientemente, la de Camarón.

ANTONIO MAIRENA
SAVIA GITANA

Mairena del Alcor, luz de Sevilla,
para alumbrar un gran pilar del cante,
gitano de jondura palpitante
modelado en la más flamenca arcilla.

Con su esencia de rubia manzanilla
y en la voz un quejío agonizante,
dejó escrito con letras de gigante  
cómo sembrar del cante la semilla.  

Savia y raíz gitana de una raza
que desde tiempo inmemorial abraza
y ondea del flamenco el estandarte,

con él surge el dilema más arcano:
¿es que el Arte, al soñar, creó al gitano,
o el gitano en sus sueños creó el Arte?

Paco Acosta Roldán

Esta noticia ha recibido 2842 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998