Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•9 usuarios en línea • Sábado 18 de Noviembre de 2017
banner

JUANITO VALDERRAMA. CANTAOR.
Juan Valderrama Blanca.  Torre del Campo, (Jaén), 1917, Espartina, (Sevilla), 2005
Audio:   El Emigrante

Perfiles Flamencos. 22.03.09 

CAPÍTULO XIII. Juanito Valderrama es, quizás, el mejor exponente de que el flamenco no está reñido con la copla; antes al contrario, viene a demostrar que un artista con buenas cualidades puede destacar perfectamente en los dos géneros. Pasando revista a la dilatada carrera artística de Juan vemos que, tanto en el flamenco como en la copla, ha grabado cosas importantes que lo acreditan como magnífico intérprete de ambos estilos. Hablo, naturalmente, de un cierto paralelismo entre flamenco y copla por sus raíces musicales y porque son muchos los cantaores y cantaoras de flamenco que han hecho bastantes incursiones en la canción y viceversa.

     Juan empezó, (y nunca dejó de hacerlo) cantando flamenco. Su amplia discografía abarca todos los estilos de cante, siempre acompañado de las mejores guitarras, y que culmina con su “Historia del cante flamenco”, cuatro álbumes en los que, acompañado a la guitarra por Pepe Martínez, interpreta cincuenta cantes diferentes de inmejorable factura. Juan es pues, no solamente un gran conocedor de todos los palos del flamenco, sino un magnífico cantaor que imprime a cada cante, además de su sello personal, el saber hacer de los grandes maestros.
     En el apartado de copla o canción aflamencada acompañado de orquesta, Juan, posiblemente, ha cosechado más triunfos que en el cante flamenco, ya que con ella  se  acercó a un público más amplio y heterogéneo. Con una voz larga, melódica y tan agradable al oído, grabó más de trescientas canciones de las que muchas de ellas son verdaderas piezas antológicas. Pero también ha grabado la seguiriya del Marruro, las malagueñas de Chacón, de La Trini o la del Mellizo, y ha cantado perfectamente las tarantas de su tierra, Jaén, y los cantes de Levante, mineras, cartageneras, todo con un gusto exquisito, aunque siempre le hayan reprochado no tener voz de rajo flamenco.
     Juanito Valderrama ha presentado más de cincuenta espectáculos encabezando carteles con los que ha conseguido grandes éxitos, y para los cuales contrataba a las primerísimas figuras del momento y no sólo del flamenco: con él llevó artistas tan diferentes como Antonio Machín, Emilio el Moro o José Luis y su guitarra. Sus más de sesenta años como primera figura lo han hecho uno de los artistas más querido y admirado del gran público.
     El cine lo llamó en varias ocasiones sin que sus películas, de corte andaluz, tuvieran gran relevancia. En 1983, en Jaén, recibió la Medalla al Trabajo. En junio de 1994 se le hace un gran homenaje nacional en la plaza de toros de Las Ventas, de Madrid, y recibe la Medalla del Arte concedida por el Ayuntamiento de la capital de España. Ultimamente, en 1999, recibió la Medalla de Andalucía.
     Recientemente ha aparecido un libro biográfico sobre el cantaor, “Mi España querida”, en la que a través de la pluma de Antonio Burgos, Don Juan Valderrama Blanca cuenta sus vivencias a lo largo de setenta años de vida artística, con sus triunfos y con sus fracasos, que también los tuvo, y que Juan aborda con la lealtad con que se han de escribir unas memorias.
     En agosto del 2000, en La Unión, en el XL Festival Nacional del Cante de Las Minas dio un gran recital de cantes grandes: malagueña, soleares, cartagenera, tarantas seguiriyas, fandangos, martinete y debla, cantados todos de forma magistral y que,  grabados en directo, quedaron como prueba de que seguía siendo un cantaor capaz de estremecer a la más exigente de las aficiones. Con 83 años. Y siguió cantando hasta el último momento, ya con 88 años, supliendo sus ya mermadas facultades con unos profundos e innegables conocimientos del cante flamenco.


JUANITO VALDERRAMA
RUISEÑOR JAENERO

El duende del flamenco, tan esquivo,
se le entregó en gloria y en fortuna,
y con el testimonio de la luna
para siempre se le rindió cautivo.

Sus coplas eran chorros de oro vivo 
con cálidos matices de aceituna;  
que no en vano Jaén le hizo la cuna  
en las ramas sonoras de un olivo.

A su lado, como una tierna amante,
la guitarra lo acompañó en el cante
con un llanto de prima y de bordón.

Y un ruiseñor de trinos celestiales  
afinaba sus notas musicales  
para orquestarle a Juan cada canción.

Paco Acosta Roldán

Esta noticia ha recibido 2688 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998