Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas•4 usuarios en línea • Domingo 19 de Noviembre de 2017
banner

Visitamos la cantera de Los Arenales en Mijas,
restaurada por los mismos que han empezado a restituir la cantera de Taralpe

Juan Carlos Sanz de Ayala. 06.05.08 

Reforestar en verde: vida sobre el desierto
Habrán observado, lectores, que a pesar de haber visitado la cantera de Taralpe donde se está empezando supuestamente a restaurar desde noviembre de 2007, apenas si he hablado de ella. Tiene una razón última: NO CREO en su resturación tal y como nos la han vendido. Para mí, es un BLUFF, un SOUFLE, un hinchado ALGODON DE AZUCAR. Osea, mucho ruido y poquísimas nueces. Y así lo contaré un día. Sin embargo la restauración de la cantera de Los Arenales, en Mijas, es el ejemplo vivo, nunca mejor dicho, de una obra bien hecha, bien acabada y bien seguida después. Germán Carrasco, director de la Compañía General de Canteras, pude estar contento de su gestión en Mijas. Y Juan Arjona, encargado de la reforestación, orgulloso de su esfuerzo: Mijas es una maravilla en la que se tiene que mirar las canteras de Alhaurín. Taralpe y todas las demás...

Saliendo de la autovía a la altura de Benalmádena y subiendo por un camino escabroso -del que uno se pregunta cómo podían bajar por allí los camiones llenos de áridos que salían de la cantera Los Arenales- se penetra por la sierra hasta llegar a la otra vertiente del monte Jabalcuza, lugar de ubicación de la cantera restaurada. Nada más llegar se aprecia una pista para helicópteros, una verja que rodea todo el perímetro del recinto y un camino que nos llevará a la parte de arriba. A diferentes alturas y estratégicamente colocados, los miradores nos permitirán observar y gozar con las fascinantes vistas que se tienen desde allí. El mar, la sierra, una mezcla maraviillosa que te transporta a otro mundo.
      Y la verdad es que viendo aquello no te puedes imaginar que este enorme agujero cumplió, en los años 70, la misma función que las actuales controvertidas canteras de Alhaurín: surtió de áridos al todo el desarrollismo de la Costra del Sol en los años 70, con una vida útil de 30 años. Fué en 1994 cuando Compañía General de Cantereas compró su explotación y comienzó a consensuar su restauraciíón con los dueños del terreno -el Ayuntamiento de Mijas- y con la Sección de Minas de la Junta de Andalucía.

                  Algarrobos, encinas y bebederos para pájaros

El trabajo era ímprobo: en el período de 2000 a 2006 debían dejar aquello terminado y bien acabado para que la vida vegetal que allí se iba a implantar cuajase y se extendiese, haciendo la labor y función para los que se les colocan allí. La inclinación del talud único inicial era impresionante con una altura de vértigo. Germán Carrasco nos los explica con detalle: "Hubo que trabajar mucho y con mucho cuidado. Aquí teníamos la ventaja de que el terreno era más duro que el de Taralpe, más compacto. Con lo que podíamos hacer taludes de 12 metros de altura y bermas -el plano horizontal donde se plantarán las especies vegetales- de 4 metros de anchura. Hubo que mover y sacar mucho material. Muchos camiones y muchos hombres. Pero ahí lo tienes, Juan Carlos".

Pues sí, ahí lo tenía. El talud final banqueado, las bermas ó bancales llenos de árboles en pleno crecimiento y arbustos y matorrales trepadores que se van extendiendo hasta que llegue el día que el manto vegetal cubra la totalidad de la superficie del monte. No será mañana, pero la base está puesta. Incluso vimos pinitos crecidos sobre el material estéril, salidos de las semillas de las piñas de los alrededores. La vida y la Naturaleza se abre camino. Juan Arjona está más que orgulloso del trabajo realizado: "Hemos plantado miles de arboles autóctonos como el algarrobo, el pino carrasco, la encina, olivos e higueras. Y para que se extiendan por el suelo matas de lavanda, santolina, tomillo y romero". A los bancales no les falta de nada: se riegan por goteo en un sistema de kilómetros de tuberías surtidas por dos enormes algibes a diferente altura.  Vimos hasta varios bebederos de agua para los animales, sobre todo cabras y pájaros. Quise quitar unos palos de madera que estaban inmerosos en los bebederos pero Juan me paró en seco: "No, Juan Carlos, que estos palos son para que se coloquen sobre ellos los pájaros a beber. Curiosamente, no les gusta mojarse la patas y así se apoyan tranquilos". Curioso , muy curioso.

                           Caca de cabra, remedio infalible                 
  
La superficie que queda tras el banquedo de taludes es una superficie casi estéril, que hay que preparar con un manto de sustrato vegetal, tierra preparara para plantar los árboles y que agarren. Hay que hacer los agujeros, plantar los árboles y arbustos, los matorrales, la semilla de trepadoras, regarlo todo durante varios años... nada fácil. Hasta el punto de que había mucho escéptico: "Te puedo asegurar, Juan Carlos, que había mucha gente que no daba un duro por esta restauración. Y tú mismo puedes dar fe de los resultados. Se acabó en el tiempo previsto, seis años, aunque, eso sí, es muchísimo menor que la de Tralape por ejemplo". Efectivamente muchísimo menor, y tardaron SEIS AÑOS en reforestar... lo de Taralape y vecinos no lo veo nada claro.
     Vimos los viveros cuidados con mimo por Juan Arjona: "Aquí tengo material para sustituir los árboles que se pierden. Ten en cuenta que entre los que se pieren por diversas circunstancias y los que se comen las cabras...". "Cabras por aquí, Juan?" le pregunto. "Sí. Cabras. Vienen y se comen los cogollos tiernos de los arbolitos, que se acaban muriendo. Pero tengo un sistema casi infalible para evitarlo de lo más natural: caca de cabra. Sí, su propia mierda con perdón. Bien triturada, se mezcla con agua y se rocía sobre los arbolitos: mano de santo. Las cabras ni los tocan". Curioso, muy curioso. Y muy natural, sí...
     Cuando bajamos la cuesta entre los bancales, Germán Carrasco me miró espectante: "¿Qué te ha parecido Juan Carlos?". Yo le fuí sincero: "Mira Germán. Esto es una maravilla de la que podéis estar orgullosos y enseñarlo a todo el mundo con satisfacción. Pero Taralpe y sus canteras vecinas son otra cosa. En cantidad y calidad, Germán. Acabáis de empezar hace unos meses a reforestar aquello. No creo que el los años que os quedan, siete creo, podáis dejar Taralpe como Mijas. Ni en siete ni en diecisiete, como no dediquéis todo vuestro matrerial humano y vehicular a eso: A RESTAURAR. Cosa que YO creo que no estáis haciendo todavía". Al césar lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. De allí nos fuimos a Taralpe. Me eché las manos a la cabeza: ¡Dios mío!. ¡!Que burrada!. ¿Y quieren dejar esto como Mijas en siete años, ó en diecisiete?. Que Dios te ampare, Germán Carrasco. Y a nosotros los que vivimos cerca. Impresionante.

Ver más imágenes

Esta noticia ha recibido 5297 visitas       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998