Visite nuestro patrocinador

INICIO - VALLE DEL GUADALHORCE   -  NUESTRA EMPRESA  -  CUENTOS GLOBALES  -   NUESTROS CLIENTES  -  LIBRO DE VISITAS 
 
ANUNCIOS BREVES  -    SU OPINIÓN    -   HEMEROTECA   -    ALHAURÍN DE LA TORRE  lunes, 07 de febrero de 2005 


ADICAT

Boletín Municipal

Asesoría Mancebo

Asociación Cultural
SOLERA

Centro de Gestión Guadalhorce

Chikid
electrónica

Colegio El Pinar

Comercial Mancebo

Construcciones Sánchez Montero

Don Piso

High Frequency
Design Andalucía

Inmobiliaria
Conforthouse

Inmobiliaria Domínguez

Inmobiliaria
 Pazos

Jamones de Juviles

Joyería-Relojería
LOGON

Lauromotor

Malaka Viajes

Manitas Alhaurin

Motos Garrido

Muebles de TeKa

Peña Flamenca
Torre del Cante

Porcel y Vergara
Instal. eléctricas

Residencia
 Canina Paraíso

Telepizza
Alhaurin de la Torre

PDSS
Plataforma en Defensa de la Salud y la Sierra

Izquierda Unida
La Hoja Roja

Partido Popular
Alhaurin de la Torre

Casas rurales:

Huerta Los Álamos

Aire Nuestro

Casa
Zamorilla

Cuentos
globales.com

El Anunciador

Al-Andalus.com.es
Apuntes de
Andalucía

Guadalhorce.net

Málaga.org.es

Turismo Rural Andaluz

¿ DE VICTIMA A CULPABLE? 

Manuel Porcel. 06.02.05. Día 6 de Febrero del 2.005, las 01.00 horas, vuelvo con mi hijo de dejar a su amiga en casa, como tantas noches. Subo por Reyes Católicos dirección Alhaurin el Grande, y a la altura de la entrada hacia el Ayuntamiento pongo el intermitente a la derecha, giro y nada más entrar el morro del coche, otro coche azul que subía por la calle del Centro de Salud colisiona en el lateral de mi coche. Paro, se baja el conductor del otro vehículo y me dice:



- “Perdone Ud., le juro que no he visto el semáforo en rojo”.

Evidentemente no le sonreí, me propuso quitar los coches de en medio y hacer un parte amistoso.

Se disculpaba diciéndome que no eran de aquí, y yo con ironía y cabreo le decía:

- “¿Es que aquí es donde hemos inventado los semáforos o es que llevan otro código de colores?”.

El chico, cuya actitud fue muy correcta en todo momento, estaba frito porque termináramos el parte y salir de allí rápido, ¿estaba bebido?, nadie lo comprobó.

En su coche iban dos parejas. Mientras rellenábamos el parte me di cuenta de que los otros tres miraban el semáforo, la carretera, hablaban, manoteaban, hasta que una de las chicas se acercó al “saltasemáforos” y le dice:

- “No firmes el parte que la culpa ha sido de él”.

La miré de arriba abajo con ganas de morderle pero me contuve, pero sí le dije:

- “¡”Cojones”, después de este show, ¿tengo yo la culpa?”, - ya me puse de mala hostia y decidí llamar a la Policía Local, esto fue casi otro espectáculo, me vinieron a decir que si no había “sesos desparramados”, ¿que qué iban a hacer ellos allí?. Les dije que no me parecía correcto, que no necesariamente debía de haber victimas, yo era un ciudadano que en esos momentos precisaba de su presencia. Les dio igual, (de esto ya hablaremos en otro momento).

Llamé a la Guardia Civil, me dicen que al ser en casco urbano que es un tema de la Policía Local, le insisto en que estos han pasado de mí, el guardia casi me da de lado hasta que le dije:

-¿Entre unos y otros me vais a dejar colgado aquí?. Parece que fue comprensivo y me mandó una patrulla.

La chica que parecía que sabía de todo me decía:

- ¿Porqué ha girado a la derecha si en la señalización horizontal (de Reyes Católicos) no dice que pueda hacerlo?.

- Curiosa pregunta – pensé.

-  “Tampoco hay aquí un disco que diga dirección prohibida, además esa flecha (la del suelo) indica que por aquí se puede entrar”.

- “Sí, para los que vienen de arriba que se paran en la línea discontinua y luego giran hacia aquí”. –contestó.

Yo estaba asombrado, años girando ahí, igual que todo el mundo, y esta chica se había fijado en que las flechas del suelo no te informaban de que se podía girar a la derecha. El no indicarlo, ¿sería prohibición implícita?.

Pero eso no fue nada, con la Guardia Civil delante dice:

 “Observad el semáforo: Cuando está rojo para salir a la carretera, el de la flecha verde (dirección Ayuntamiento) nos autoriza a continuar para el Ayuntamiento”,

- Pero, ¿ibais para el Ayuntamiento”- le interrumpí.

- ¿Y porqué no?, ¡como no conocemos el pueblo...!.

- Pero para ir para el Ayuntamiento hay que posicionarse en el carril derecho – le informé.

-¿Y porqué?. Cambiamos de idea en el último momento, -añadió.

- Pero estabas en el carril del semáforo en rojo y además te separaba de tu “posible dirección” una raya continua, también hay un disco de ceda el paso –le seguí informando.

- Si, pero las señales luminosas prevalecen sobre las verticales.

No salía de mi asombro y ya me tenía aburrido, a la Guardia Civil también, en cinco minutos se había estudiado toda la secuencia del tráfico en esa zona y tenía razones para todo, y aunque lo que decía parecía sacado del Código de la Circulación, el resumen general es que el semáforo la autorizaba a continuar aunque estuviera en rojo, el que debe ceder el paso es el que gira desde Reyes Católicos porque además, el “saltasemáforos” nos sale por nuestra derecha.

Una frase que casi no tenía que ver con el tráfico es que parece ser que dije un par de veces “¡tiene cojones!” y “coño”, y esta chica, para agobiarme más me increpa:

 - “Soy una mujer y ya ha dicho dos o tres veces esas palabrotas así que tenga en cuenta mi condición”.

La miré y con pausibidad y desánimo le dije:

- “¿No tenemos igualdad de sexo?, pues si estos hombres no se han molestado por esas palabras, ¿porqué te vas a molestar tú, por ser mujer?.

Ya el guardia intervino y le dijo a la mujer que ya estaba bien.

Al final, el conductor que lo supo todo bien desde el principio, porque él conducía y sabía lo que había hecho firmó el parte y ahí acabó todo.

Después, meditando todo esto, entendía que la chica tenía bastante razón ateniéndose estrictamente al Código de la Circulación, pero el conductor tuvo la moralidad de reconocer su fallo, si no hubiese pasado yo de víctima a culpable, me consuela pensar que Reyes Católicos no es una vía para pararse y ver lo que piensan hacer los que suben por la calle del Centro de Salud. Es lógico pero la señalización casi te obliga.

Me acordé de los abogados en general, personajes que sabiendo los intríngulis de las leyes o normas le pueden dar la vuelta a la tortilla y decidan por ellos mismos quien es el culpable o la víctima, depende de las habilidades de éste.

También eché de menos que la Guardia Civil ante un “presunto”  saltasemáforos o ante un “presunto” imprudente (yo en este caso), a medianoche de un sábado no se les ocurriera hacer una prueba de alcohol a todos, hasta el niño.

En este asunto debe intervenir el Ayuntamiento, analizar toda esta historia y darle una solución a ese semáforo. Desde mi punto de vista, bastaría con poner la luz verde de la flecha en ámbar intermitente. Por la posición del semáforo se podría interpretar que el rojo es para girar a la izquierda solamente y el verde (con su flecha) se podría interpretar que se puede entrar en Reyes Católicos hacia arriba, el ceda el paso para el Ayuntamiento.

En este caso solo ha sido un tema de chapa y pintura, pero si llega a ser un ciclomotor, esta historia hubiese tenido otro color.

Esta mañana haciendo fotos para documentar este artículo he captado la maniobra de un coche rojo que pudo ser la misma que anoche intentó hacer el “presunto saltasemáforos”, pero si este conductor dice que iba para el Ayuntamiento y que luego se ha arrepentido, tiene todos sus derechos.