Visite nuestro patrocinador

UN BUEN DETALLE, SR. ALCALDE: 

Con gran satisfacción leo hoy en Alhaurín.com que el Ayuntamiento paraliza una actividad de extracción en una cantera, me da igual la que sea, y esto demuestra que algo se puede hacer para ir frenando la voracidad con que los canteros destruyen la sierra. 

El Ayuntamiento, de momento lo ha hecho, acto que demuestra que lo que parecía intocable, ya no lo es, aunque al final arranque de nuevo “la maquinaria destructora de la sierra”, porque si de siempre ha sido así, ¿por qué se va interrumpir ahora?. 

Lo importante y significante del acto en sí es que la Policía Local ha aparecido por allí, que ha parado la “pequeña explotación móvil” al menos “un día”, y eso ha sido un gran paso de la autoridad del Ayuntamiento y la tendencia positiva a controlar tanto desmadre en “zona de canteras”. 

Entiendo que ha sido un leve aviso, a los canteros, de que no pueden “canterear” a su libre albedrío, que este pueblo tiene sus normas y que ninguna mafia debe quedar por encima de ellas. 

No sé exactamente lo que es “una planta de machaqueo de áridos del tipo móvil”, pero simplemente, por lo de “móvil” no debe ser una maquinaria grandiosa para no ser catalogada como “fija”, y ya empiezan los fatuos manejos de números por parte de los sindicatos y propietarios, y las alarmantes consecuencias de esta paralización transitoria. 

No sé como se pueden aglutinar 60 trabajadores directos y 200 indirectos alrededor de este engendro mecánico de pulverizar piedras “móvil”, salvo que las estén machacando a mano. Tampoco va a pasar nada con el AVE, ni Alhaurín de la Torre va a tener ninguna responsabilidad sobre ello, ¡Ojalá se estuviese debatiendo que se ha dejado de suministrar la totalidad de árido que se suministra actualmente¡. Creo que están poniendo en tela de juicio que no solamente no se les pueden parar las grandes explotaciones, sino que tampoco están dispuestos a que se les pare las “móviles”, además, el resto, e incluso esa misma cantera, sigue dándole caña a la sierra como si se hubieran ensañado con ella y sin ninguna piedad hacia un material sin vida pero que tiene su peso específico en nuestra propia vida. La parada de esa máquina no repercutirá en nada al suministro de árido habitual. 

Tampoco se debe asustar ni preocupar la Corporación por que se les presenten allí unos 60 trabajadores y ningún propietario, (habrán sido unos empleados selectos en representación del propietario), porque no me imagino al propietario de ARIPISA encabezando una excursión hacia el Ayuntamiento para reclamar sobre la consecuencia de una acción legal sobre la ilegal de una apertura no autorizada, amenazando con masa de gente y catástrofe en el AVE En pagando el sueldo y anticipando algo de jolgorio o criterio de cautividad, yo hubiese aportado otros 30. 

En el proyecto de apertura que se debió de presentar al Ayuntamiento en su día, en el apartado de viabilidad económica, ¿reflejaba el cantero que iba a crear 60 puestos de trabajo directos y 200 indirectos o simplemente los ha creado en un instante para presionar físicamente en las dependencias de nuestro Ayuntamiento?. 

La planta parada empezará a funcionar de una forma u otra, pero al menos hemos captado de que el Ayuntamiento, aunque tímidamente, también puede imponerse y debe aprovechar para poner un poco de orden en “las canteras sin ley” y recordarles a los canteros, al igual que lo de Teruel: “El Ayuntamiento también existe”. 

                                                           Alhaurín de la Torre a 18 de Octubre del 2.003.

                                                                       Manuel Porcel Lozano.