Visite nuestro patrocinador

Chulería cofrade  ¿o fundamentalismo católico?

  José Fernández. 02.05.04.  Hace unos días y a raíz de los últimos acontecimientos terroristas en Leganés, algunas asociaciones musulmanas en España pedían más control sobre las mezquitas y sus ulemas.

Sus soflamas incendiarias deben de ser perseguidas   –decía un representante de estas asociaciones-  y para ello sería conveniente crear una especie de Consejo Islámico que controlara que desde las mezquitas no se lancen proclamas que no sean las propias del Corán.   

También en los últimos días en Iraq se intenta reconducir la situación (pax americana) no solo con las armas y que a la vista está no lo consiguen, sino que se intenta controlar desde las mezquitas  y sus ulemas o clérigos para que sus  mensajes sean más benevolentes y aquiescente con el invasor y sus intereses. 

Los actos terroristas son todos abominables donde quiera que ocurra, pero esta guerra no la comenzó el pueblo iraqui. Si, si. Algunos dirán que el pueblo kurdo gaseado y todo eso. Que es verdad, pero conscientemente olvidarán que mientras esto ocurría ellos miraban para otro lado suministrando armas al dictador para seguir matando kurdos o intentando cerrar provechosos acuerdos comerciales con Sadan Jussein. Nuestro gobierno también.

Lo que pasa es  que con esos integristas, radicales o terroristas – que ya uno se pierde con tanta semántica, según donde lo vea escrito o hablado- no hay nada que hacer desde hace mucho tiempo, aunque algunos ilusos creen que acabarán con ellos militarmente y que ahora vivimos en un mundo más seguro, aunque 200 españoles ya no podrán disfrutar de esa seguridad y encima dicen “que se van con las manos limpias”. Políticos segundones sin bases ideológicas que se olvidan  de las verdaderas razones que provocan tanto dolor y muerte globalizada.   

 El pasado sábado en una TV local malagueña un integrista católico con micrófono en mano y mientras   veía pasar un desfile de la Legión por las calles de Málaga dijo:  “Estas son nuestras costumbres y estamos dispuestos a defenderla donde sea y como sea”. Una clarísima referencia a todo aquel que no piense como él : “donde sea y como sea”. Sin duda la testosterona  de este individuo, supera infinitamente el número de sus neuronas.

¿ Que diferencia existe entre este  integrista español y el ulema  iraqui fundamentalista? ¿ quién controla a este provocador e  intolerante fascistoide enmascarado con capirote del KKK  ?

¿ Qué haría el fiscal general de Estado si un lider independentista catalán dijera que están dispuestos a defender la independencia de Cataluña “donde sea y como sea”  ? . 

¿Son estos los valores patrios que este individuo quiere transmitir a sus hijos, “donde sea y como sea”.? ¿ Quizás votando a la opción política que impone clases de religión en las escuelas para seguir imponiéndola en la calle ? ¿ Quizás mandando a su hijo a Irak (donde sea) para matar (como sea) al infiel y terrorista moro o se quedará en España dando garrotazos a agnósticos, ateos y anticlericales?. 

Con esa chulería cofrade, y su particular visión de cómo defender sus costumbres, uno no puede más que sentir vergüenza ajena con  este y algunos más  integristas católicos, que solo ensucian los   sentimientos de los verdaderos cristianos y su Semana Santa. Lo demás es folklore barato que muchos no estamos dispuestos a defender “como sea” porque los sentimientos religiosos al igual que los políticos no se imponen : se proponen. 

Sin embargo en un estado aconfesional se imponen los desfiles militares en actos religiosos y suena el himno nacional en eventos particulares. Si fuera poco, los ministros juran sus cargos delante de una Biblia y un crucifijo. Y es que algunos  no acaban de sacudirse sus reminiscencias antidemocráticas  en un pais que ha aprendido a vivir respetando las diferencias.