Visite nuestro patrocinador

Roque “Maragall” Manchado, va por libre 

Luis Bravo. Vecino y columnista de este medio digital. 30.01.04. Si últimamente a Rodríguez Zapatero, como al del chiste del circo, le crecen los enanos, a la secretaria provincial del PSOE, Marisa Bustinduy, le sucede lo mismo. El partido del puño y la rosa se ha convertido en una orquesta sin dirección en la que algunos músicos van por libre. A los hechos me remito. 

El lunes, el delegado del gobierno de la Junta, Luciano Alonso (PSOE),  junto con el alcalde de Alhaurín de la Torre (PP) sindicatos (CCOO) y empresas del sector de canteras (la patronal), firman un Protocolo de acuerdo de nombre “Solución definitiva al problema de canteras”, en casa del anfitrión, la Delegación de gobierno de la Junta. El miércoles, Roque Manchado el “concejal in cap” de la oposición en Alhaurín de la Torre y secretario general del PSOE local, en la sede de IU de Diputación (glup), acompañado de la concejal de esa coalición, y de los dos miembros mas representativos de la Plataforma de Defensa de la Salud y la Sierra, (PDSS), el presidente y el abogado, firma un comunicado conjunto ante la prensa desacreditando el Protocolo. Asegura  que el acuerdo perpetúa las canteras “primando los intereses particulares y económicos en contra de la población” (mas glup), no lo quiere el pueblo representado por la PDSS y el mismo y… ¡asómbrense!. ¡Anuncian que podrán el acuerdo en manos del fiscal Anticorrupción!, (muchos glup). ¿Con cual pretensión?. ¿La de intentar que Luciano y los demás firmantes, pasen una temporada en Alhaurín de la Torre (donde está la Prisión Provincial) tragando polvo, en pensión completa, a mesa y mantel y sin derecho a garbeo por los alrededores ni para dar un recao?. 

¿Y que dice a todo esto Doña Marisa?. Calla. Debe estar aterida del frío y por ello se arropa con tanto “manta”. 

Este anuncio, –el de la querella-, presuntamente suena a “aviso para navegantes” a sus compañeros concejales, ante el temor de que tengan un poco de sentido común y digan otra cosa distinta a la de Roque en el Pleno convocado el lunes próximo para aprobar el Protocolo.  Parece que lleva el mensaje: “Cuidado con lo que hacéis, u os meto en el mismo paquete que a Luciano & Cía y La Moraga va a parecer Benidorm en verano. Congestionada”

No se asombren conociendo a Roque Manchado,  un personaje que por satisfacer su vanidad, es capaz de pasar de directrices y disciplinas dañando la imagen de cohesión política de su partido, en contraposición a la amplia visión del problema ofrecida por la Junta que se ha esforzado en encontrar una solución por encima de ganancias políticas.. 

Independientemente de que el acuerdo, es quizás el único que se podía alcanzar, dados los intereses y factores que concurren en el problema. Todas las partes, Junta, Ayuntamiento, sindicatos y empresas, ceden parte de sus pretensiones para llegar a un acuerdo que  satisfaga a todos al mismo tiempo, poniendo paz y orden en el sector y al que se ha llegado tras múltiples esfuerzos.  

Un acuerdo al que hay que darle la máxima importancia, evitando protagonismos en aras a la solución del problema y en el que todos los firmantes puedan compartir el éxito, incluso la PDSS también debe recoger honores y lauros, pues sin su papel de “mosca cojonera” a lo mejor no se habría alcanzado un acuerdo tan satisfactorio; tan de consenso que no abre heridas entre partes. Un acuerdo, que todo hay que decirlo, debería haber llegado hace años. 

Hacía falta un detonante que demostrara la magnitud de un problema para la economía provincial, que depende en gran medida del sector de la construcción y por tanto de los áridos como material imprescindible. Por el contrario, los intereses parciales de la Plataforma lo constreñían hacía un problema local, puramente medioambiental, que no dejaba ver el fondo del asunto. La huelga y los trabajadores de los sindicatos han sabido poner las cosas en su sitio. La firma de un acuerdo que respetando la legalidad vigente, dé una salida a los puestos de trabajo y las empresas y al mismo tiempo, produzca una reforestación de la Sierra, un decremento de las superficies a explotar y una extracción mas racional y acorde con el respeto a la naturaleza.  

Sin embargo la visión de los “talibanes de la ecología” de la PDSS, es bien distinta. -O yo, o el diluvio-. Un nuevo Apocalipsis se anuncia si el acuerdo se materializa. Ahí están los cuatro jinetes pregonándolo. 

El Pleno del lunes se presenta de infarto y “no hay billetes”. Y Doña Marisa “paralizada de frío”.