Visite nuestro patrocinador

               “CANTERIZACION”

   Antonio J. Barba . 31.01.04.  “Canterización” es el efecto de fomentar la cultura del bienestar que reporta la actividad extractiva en toda su extensión. Y en ellos están los políticos y empresarios en ardua tarea de confeccionar los textos y “leyes” para que lleguen al pueblo y sea bien recibida tal educación. 

Bromas aparte, creo, que no es el mejor acuerdo que se podía haber alcanzado, como se esta diciendo; que no es malo para empezar a negociar, sí; que es bueno para desconvocar la huelga de los trabajadores, sí; pero decir que es el mejor, suena a presunción de vanidad de los interlocutores, ya que cualquier acuerdo siempre es mejorable y así lo espero en las sucesivas reuniones que se han acordado seguir. 

Todos, todos los intervinientes en el “Caso Canteras”(Delegados Junta Andalucía, Diputación, PDSS, miembros municipales y canteros) se la están jugando, todos andan sobre la cuerda en este asunto. Y todos tratan de tejer su defensa jurídica. 

Estoy de acuerdo con Juan Manuel Molina (colaborador Alhaurin.com) en el razonamiento de la lectura del primer apartado del protocolo acordado, donde se reafirma que todos firman que van en el mismo barco con todas sus consecuencias, llegando a confirmar un acuerdo, que no es ley y que esta puede tomar consecuencias sobre él y ellos en un futuro, pero les tranquiliza el saber que son ellos los que tienen la fuerza gubernamental y creen verse capacitados de poder controlar las diversas instituciones, aunque no las tengan todas consigo, pero la situación de solución era emergente y requería un acuerdo en el que se incluyesen apartados que pareciesen los más legales posibles( algo parecido a lo de las armas masivas), pero realizados, se sobreentiende, con buena fe. 

El acuerdo, era un acuerdo al que todos estábamos expectantes de su resolución, y el resultado no ha sido todo lo ilusionante que esperábamos muchos Alhaurínos. Y no porque no se haya avanzado, sino por lo parco del acuerdo. Solo se ha obtenido la solución de un conflicto laboral, (provocado por miedo mediático)y se ha tratado de encauzar ciertas mejoras  para algunas partes presentes. 

Y no, no creo que Alhaurín de la Torre deba dejar pasar otra oportunidad como cuando Antonio Vega no alcanzó mejoras sustanciales para Alhaurín de la Torre en las negociaciones para la ubicación de la cárcel Provincial. 

El acuerdo ha de servir de base para la futura negociación donde se incluyan los apartados que especifiquen las mejoras que va a obtener el municipio de Alhaurín de la Torre, ya que este municipio está padeciendo el sacrificio de un “presunto” delito medioambiental para soportar los puestos de  trabajo que hace que la Junta de Andalucía obtenga los mejores resultados de empleo nacional. Que el municipio que lidera la generación del “Boom Inmobiliario” provincial y regional, creador de riquezas en todos los municipios, dando viviendas a miles de malagueños, creando nuevos contribuyentes en las distintas localidades de la provincia, aportando la materia prima para el trayecto del AVE, para la Hiper-Ronda de Málaga, como hicimos con el Dique de Levante en El Puerto, generador del motor del Proyecto Málaga Siglo XXI y a expensas del crecimiento futuro de la población provincial, debe de obtener de la Junta de Andalucía, de la Diputación Provincial y de los canteros unos acuerdos en firmes donde los Alhaurínos nos veamos compensados ante tamaña aportación al bien del desarrollo provincial.

¿Sería descabellado el pensar, una reunión a cuatro bandas, donde estuviera el alcalde de Málaga, el presidente de la Diputación Provincial, el alcalde de Alhaurín de la Torre y el delegado del gobierno de la Junta de Andalucía, entre otros técnicos, alcaldes y demás, que acordasen los proyectos, según sus planes urbanísticos, que se llevarían a cabo en el plazo de dos legislaturas  y poner fecha de cierre a la actividad extractora de la Sierra de Alhaurín de la Torre?. Donde se concretase el cierre con las empresas y sindicatos, sin formas traumáticas, con una regularización de cierres de las empresas de forma regulada y progresiva hasta ese periodo de ocho-diez años, en los que los Alhaurínos oteemos un horizonte de esperanza. Aunque quizás en esa fechas oteemos el mar, al no existir sierra.

Aunque, todos han tratado de estar a la altura de la negociación, saben que esta no es la solución definitiva; que esta huelga ha venido a demostrar a aquellos que decían que el problema de las canteras no era un problema de alarma social, se hayan tenido que buscar otros argumentos para no desdecirse; y que la solución que tanto redunda por el Pueblo, es que estemos todos unidos en una cuestión y es que la actividad extractora en la Sierra, hay que determinarla y finalizarla. No creo que nadie llegue a pensar que esta actividad fuese eterna hasta la liquidación total de un Paraje Natural. Y si el Pueblo es sabio y rumorea que una manifestación donde acudiesen todas las fuerzas vivas del municipio conjuntamente, refiriéndome al Ayuntamiento en pleno, a todos los trabajadores de las empresas relacionadas con el gremio de las canteras, a asociaciones de toda índole, vecinos y partícipes y encabezasen una manifestación con el único lema de “Solución Canteras, Ya”, supongo que eso sí sería una llamada de atención a todas las partes gubernamentales para sentarse a fijar un calendario de respuestas inmediatas. 

Respuesta como la de firmar La Junta de Andalucía y otros, el compromiso de llevar a cabo en futuro la financiación y realización de los Proyectos Urbanísticos Sociales que se lleve a fin en las allanadas desérticas que dejen las canteras a la finalización de su actividad, no promesas, firmas. 

Respuesta al contencioso interpuesto por el ayuntamiento contra los canteros por el impago de tasas, que no genera la riqueza inmediata a las arcas municipales y que obligue a llegar a un acuerdo provisional hasta su resolución o la retirada del contencioso tras un acuerdo definitivo; pero respuesta ya. 

Respuesta a la limitación de hectáreas a explotar. 

Respuestas es lo que esperábamos en el acuerdo, se han dado algunas, pocas,  pero esperamos muchas más. 

Lo que no deseamos es mas de lo mismo, que si tu me demandas, que si ahora soy yo el que te demando y convertir esto en un reality-show como lo de la tele-basura. Amedrentándose unos a otros, en un tira y afloja, que hace que el pueblo padezca las sinrazones de ambas partes. Es tiempo de que los “doberman-mediáticos” se adormilen, que dejen la caza de brujas y se empeñen en el cometido de tratar de poner paños calientes para buscar una solución definitiva, ante tanto entuerto, a nuestra Sierra malherida.

                                                    Antonio J. Barba