Visite nuestro patrocinador

PREGÓN DEL CINCUENTENARIO  DE LOS MORAOS

¡ Ahí tenéis al Nazareno ¡ ¡Ahí tenéis al Hijo de Dios hecho hombre por amor hacia nosotros, cargado con la Cruz dispuesto a subir al Calvario. Cuando miro sus hombros inclinados humildemente bajo el peso de la Cruz, sus dulces ojos medio cerrados y su hermosa cara desfigurada por el dolor, una oleada de ternura invade mi alma y sólo puedo expresar mis sentimientos con unas palabras que van de mi corazón a mis labios y que son una plegaria y un grito: ¡ VIVA NUESTRO PADRE JESÚS!Cuandro del cincuenta aniversario de los Moraos

Juan Benítez NavarroSr. Cura Párroco

Dignas Autoridades.

Bienvenidos seáis los Hermanos de las distintas Hermandades o Cofradías que nos acompañáis en este acto.

Estimados Hermanos Mayores de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Nuestra Señora de la Soledad y de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de los Dolores de esta villa.

Queridos vosotros que habéis desempeñado – igual que yo – el cargo de Hermano Mayor de nuestra Hermandad.

Un saludo especial a los nuevos vecinos de Alhaurín que años tras años se incorporan a nuestras tradiciones.

Hermanas y Hermanos. Señoras y Señores.

Nuevamente ante vosotros en éste mi segundo Pregón. El primero en 1990 en honor de nuestros Sagrados Titulares y exaltación del Jueves Santo y el de hoy para conmemorar el Cincuentenario de la llegada, bendición y primera salida procesional de la nueva imagen de Padre Jesús. ¡ ÉSTA QUE CONTEMPLAMOS ¡

Agradezco profundamente a la Junta de Gobierno la atención de designarme pregonero, esperando hacer honor a la misma. Que Dios y su Madre me ayuden en el empeño.

Manuel López Mestanza – orgullo de los Torrealhaurinos, lleno de juventud, talento y bien hacer – ha hecho mi presentación de forma generosa. Te lo agradezco, Manolo.

La devoción a Padre Jesús en nuestro pueblo nace de muy antiguo. Posiblemente en 1.610 al construirse la primera Iglesia Parroquial en la hoy llamada Plaza de la Concepción en cuyo solar – al ser destruida la Iglesia por un terremoto- se construyó en 1.816 la actual Parroquia de San Sebastián.

Hay constancia escrita de la existencia de una Hermandad de Padre Jesús allá por los años 1.720 y 1.778. Ella se encargaba de procesionar a Jesús Nazareno en el atardecer de cada Jueves Santo y organizar también en las calles y plazas de nuestro pueblo los llamados " pasos" o representaciones escénicas de pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento sobre la Pasión y Muerte de Jesús, que duraron hasta 1.925 en que se dejaron de representar, si bien se mantuvieron a los Apóstoles que se incorporaron a las salidas procesionales del Jueves y Viernes Santos hasta 1.931.

Tras varios años sin procesiones, en 1.946 se reorganiza la Hermandad que toma el nombre de "NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO DEL PASO Y MARÍA SANTÍSIMA DE LOS DOLORES" reanudándose las mismas con un Nazareno de pasta policromada que había en el Templo Parroquial y una Dolorosa adquirida en Madrid.

Es en el año 1.949 – concretamente el día 7 de Abril – cuando se bendice una nueva talla del Señor siendo su madrina la Srta. Anita Sánchez Aguilar, saliendo en procesión el Jueves Santo en cuyo atardecer Padre Jesús vuelve a bendecir al pueblo congregado en la Plaza de San Sebastián, al trazar la cruz con su brazo articulado. Recuerdo cuando llegó a la Iglesia días antes de su bendición. Fue a las 12 de la noche. Una vez preparado se expuso a la contemplación de fieles y devotos en el despacho parroquial.

Recuerdo también cuánto se trabajó para encargar y conseguir la nueva imagen de Padre Jesús. La hizo, poniendo todo su talento artístico, el escultor malagueño D. Pedro Pérez Hidalgo para el que pido un cariñoso aplauso.

Necesariamente he de mencionar- como prueba de gratitud- al insigne recitador D. José González Marín quien no solo dedicó un recital para allegar fondos con los que costear la imagen, sino que nos entregó un pie de un Nazareno que celosamente guardaba en su casa y que se incorporó a la talla y el día de la procesión de Jesús nos proporcionó la túnica bordada del Nazareno del vecino pueblo de Cártama. Nuestra Hermandad le distinguió con el Título de Hermano Mayor Honorario. Descanse en la paz del Señor tan ilustre personalidad.

De todo lo anterior han pasado cincuenta años. De ahí que estemos celebrando el cincuentenario. Difícil es resumirlo en un pregón que necesariamente ha de ser limitado para no cansaros ni aburriros.

Juan y Francisco de los Santos fueron los dos primeros Hermanos Mayores de la renovada Hermandad. En la casa de este último de la calle Caño de la Mora (hoy farmacia) nos reuníamos la Junta de Gobierno. En tiempos de Juan se construyeron los primeros tronos procesionales. Lo recuerdo sentado en una butaca de su cuarto de estar – junto a la tienda de comestibles que poseía y atendía – tomando notas en un papel de estraza (de los que empleaba para envolver) de las gestiones que había que realizar o de aquéllo que preparar. Fue nombrado Hermano Mayor Honorario el Puesto de la Guardia Civil de la localidad.

Emocionante resultaba cuando en los primeros desfiles procesionales Padre Jesús se paraba a la subida de la Calle Álamos – junto a la cárcel – para liberar algún preso en ella encerrado por la Autoridad.

Os relato una anécdota que me ha comentado Loli Rando: En una ocasión varias hermanas de Jesús que vivían en el rincón de la plaza de San Sebastián (Dolorcita la de Tobalo, Antonia la de Ordóñez, Antonia Garrido más María Gallego) se compadecieron del preso que esperaba su libertad y a la hora del almuerzo le llevaron gazpachuelo, tortillas de bacalao y arroz con leche más una bengala. La sorpresa surgió cuando el detenido fue puesto en libertad y bengala morada encendida cantó una preciosa saeta y dio las gracias a los presentes y sobre todo a las hermanas por su suculenta comida. Acompañó a Jesús durante todo el recorrido.

Veo a Paco Santos recorrer las calles del pueblo, cepo en mano, solicitando un donativo para cubrir los gastos de la Hermandad. Un domingo entró en la taberna de Juan López y se acercó a una mesa en la que tomábamos café unos señores de Málaga y otros del pueblo y poniendo el cepo - con un fuerte golpe – en el centro de la mesa nos dijo lacónicamente: "Buenos días señores. Una limosna para Padre Jesús". Una vez que nos sacó los "cuartos" añadió: "Que Padre Jesús os lo aumente" y sin más se marchó. Todos nos miramos y alguien comentó: Qué serio es el Hermano, pero que bien nos ha "sableado".Jesús Nazareno del Paso

En su mandato se procesionaron dos modernos tronos y se colocó en el altar de los Sagrados Titulares un dorado retablo barroco. Singular fue una de las procesiones que él presidió. Al llegar a la esquina de la calle Chorrillo subió a La Caleta y colocado el Nazareno delante de la casa de Alonso Rubia (Menseguero) bendijo a su hijo Antoñito que enfermo lo veía desde el balcón. Dios lo quiso para su gloria.

Quiero dedicar en este punto un recuerdo para todos los hermanos y hermanas fallecidos desde que se fundó la Hermandad. Estoy seguro de que el Señor Jesús los habrá recibido en el cielo desde donde cada año contemplarán – apartando nubes – nuestros desfiles procesionales. Dediquémosles una oración hecha fuerte aplauso, que también de esta manera se reza.

Sigue a los Hermanos Santos otro Hermano Mayor del que no os voy a hablar ni decir lo que hizo. Sólo os diré que estuvo como tal 16 años y que está en estos momentos frente a vosotros y que puso en el empeño todo su corazón.

En los años 1.974, 76 y 78 hasta 1.981 se hacen cargo de la Hermandad Manuel López Luque, Francisco Ruiz Alcázar y Juan Garrido Herrera, que consolidaron y enriquecieron nuestra Cofradía con enseres procesionales aumentando considerablemente el ajuar de la misma. Francisco Ruíz restauró y mejoró el altar de los Titulares, cuyo retablo doró nuevamente. Ya no fue necesario solicitar equipos de nazarenos, enseres o insignias a las Hermandades de "los moraos" de Alhaurín el Grande (recuerdo a Pepito Farfán, los Peñas, Roldán, Sellés ) y a las de la Cena y Gitanos, que tanto alivio nos prestaron durante los primeros años de nuestra reorganización. Siempre les estaremos agradecidos.

Siguió Antonio Tomé Martínez que no solo procesionó con todo esplendor a Jesús y María y adquirió el solar para la construcción de la futura Capilla – Casa Hermandad en la Urbanización "Huerto de Palacios", sino que consiguió hacer Hermano Mayor de Honor a S.M. el Rey de España Don Juan Carlos que le concedió el 28 de Octubre de 1.981 el titulo de REAL a la Hermandad. Y como no solo de espiritualidad vive el Cofrade, en el año 1.982 alcanzó que la gloriosa Legión desfilara en nuestra procesión y luego en 1.985 la Agrupación de Tropas del Cuartel General del Ejército y que el siguiente año se pronunciara el primer pregón de exaltación de Nuestros Titulares. El pueblo vibra al paso de la Legión y del Cuartel General del Ejército. ¡HASTA LAS TEJAS APLAUDEN AL OIRLOS Y VERLOS DESFILAR. TAMBIÉN NOSOTROS LOS APLAUDIMOS ESTA NOCHE.! ¡A ELLOS Y A TODAS LAS AGRUPACIONES MUSICALES QUE HAN INTERVENIDO A TRAVÉS DE TODOS LOS AÑOS.!

Vuelve nuevamente en 1.989 Manuel López que en esta nueva etapa y gracias a las gestiones de mi Hijo JUAN nombra Hermano Mayor Honorario al Excmo. Sr. Teniente General Laureado D. Antonio Alemán Ramírez que dona e impone su fajín a la Madre de Dios María Santísima de los Dolores. Ahí en su altar la podéis admirar y comtemplar. En su tiempo se adquirió junto con la Cofradía del Stmo. Cristo de la Vera Cruz y el Ayuntamiento, la imagen del Resucitado que desde entonces viene cerrando los desfiles de Semana Santa. En esta etapa se coloca la primera piedra y echa los cimientos de la futura Capilla – Casa Hermandad.

A mediados de 1.991 se hace cargo de la Cofradía Antonio Vázquez Serrano. A él se le debe la restauración – con el tallado del cuerpo completo – del Nazareno, a cargo del licenciado en Bellas Artes D. Salvador Guzmán Moral. La gran alegría de esta etapa la marca la puesta de banderas en la Capilla – Casa Hermandad el día 1 de Marzo de 1.992, al colocarse los tejados.

Al nuevo Hermano Mayor Juan González Colorado, le corresponde el honor de inaugurar la Capilla – Casa Hermandad el 25 de Septiembre de 1.994 tras cuatro años de nerviosa espera. Padre Jesús – que fue sacado en procesión en la mañana de dicho día – portó las llaves del edificio y antes que se cortara la cinta de entrada, lo bendijo siendo las 14.15 horas, entre la emoción incontenible de los presentes que con los vellos de punta y las lágrimas corriendo por sus caras, oían la poesía improvisada de la Hermana Ana Rubia y veían a Jesús entrar en sus casas entre vítores y aplausos. ¡Que nosotros hoy repetimos!

He de destacar la ayuda que nos prestó nuestro Excmo. Ayuntamiento junto con diversos Técnicos y Empresas de la Construcción de esta localidad, para la consecución de la realidad anterior, por lo que esta Hermandad en prueba de agradecimiento los distinguió con el nombramiento de COFRADES DE HONOR DE LA MISMA.

Pero la Capilla-Casa Hermandad, a mi entender, no está terminada del todo. Falta colocar en ella con todos los honores la PLACA conmemorativa que recoja el día de su bendición y los nombres de los Hermanos Mayores que la consiguieron. Yo ruego, imploro, que este requisito se cubra y que podamos celebrarlo todos a la mayor brevedad posible.

Por último debe dejarse constancia de la presentación el 4 de Febrero de 1.995 de la "Historia de los Moraos" de la que actualmente se está preparando un apéndice que la actualizará.

Si grandes Hermanos Mayores han sido los mencionados, no lo es menos el actual Juan José González Díaz. Dada su juventud y amor a la Hermandad, ésta ha alcanzado durante su dirección grandes metas dignas de elogiar. Destaco entre otras muchas, el nuevo trono de metal plateado para la Virgen, la pintura con la última cena del Señor colocada en el techo de la Capilla Casa-Hermandad y la restauración llevada a cabo recientemente, del retablo de nuestros Titulares. Recuerdo el acto celebrado en la Iglesia Parroquial en el que le fueron impuestas a Nuestra Madre María Santísima la Laureada de San Fernando y la Medalla Militar individual del ilustre Teniente General Excmo. Sr. D. Antonio Alemán Ramírez ya fallecido y que las ofrecieron en su nombre su viuda y su hijo D. José Luis que fueron distinguidos con los Titulos de Camarera Mayor y Hermano Mayor Honorarios respectivamente. Este último – Coronel del Ejército –una vez terminado el acto mirando al cielo dijo: Mi general, su orden ha sido cumplimentada. ¡NO MÁS DE CINCO VÍRGENES LUCEN EN ESPAÑA LA LAUREADA, UNA DE ELLA ES NUESTRA VIRGEN DE LOS DOLORES!. SÓLO ELLA OSTENTA TAMBIÉN LA MEDALLA MILITAR INDIVIDUAL.

Como indícan los Estatutos de esta Hermandad, ésta ha realizado y realiza a través de los años de su vivencia intensa labor religiosa, social y asistencial entre sus Hermanos y pueblo en general. En don Antonio Sánchez García – recientemente fallecido- resumo a todos los Párrocos, Directores Espirituales que tuvimos.

Pero no solo los Hermanos Mayores son los que han llevado y llevan a buen fin todo lo expuesto anteriormente. Junto a ellos, formando una apretada piña colaboran, ayudan y trabajan la Junta de Gobierno, en la que destacan el Secretario y el Tesorero – en la actualidad Manolo López y Emilio Jáuregui, siempre rodeados de papeles de la Hermandad – también el Albacea General y los de Culto, Procesión, Tronos, Teniente Hermano Mayor y otros muchos directivos, entre los que incluyo aquéllos que desde el anonimato forman las Comisiones petitorias por calles y barriadas rurales, reparten papeletas de rifas y loterías, cobran las cuotas o participan directamente en funciones diversas.

Me gustaría destacar personalmente a muchos Hermanos, pero comprenderéis que ello no es posible. Solo lo haré de varios.

Entre aquéllos que pertenecieron a las décadas anteriores a la reorganización de la Hermandad de Padre Jesús, os recuerdo a Miguel Gómez Martín "Poleón", José Benítez Martín "José el del Portón", Antonio Becerra Fernández "Chico de la Huerta", Miguel Castillo Guerrero "Calentura", Francisco Navarro Moreno "Canuto", Ciriaco Benítez Castillo, José García Rubia "Melosa" y Juan Sánchez Gómez, que me comenta que de joven presenció en la Iglesia los ensayos de los "pasos".

En nuestros tiempos a Pedro Pérez García, tantos años Mayordomo del Trono de la Virgen a la que tanta devoción profesaba, José Díaz Moya "Pepe Merino"incansable colaborador, Aurelio nuestro recordado Pregonero. Francisco Durán Báez, que con tanto primor nos adornaba los tronos y Justo Antigüedad Hita, vecino de Madrid, que no dejaba de asistir – como "morao" que es – a todas nuestras festividades religiosas... José Gil que orgulloso abre la procesión como portador del guión de la Hermandad, Paco Farfán y Francisco Martínez siempre juntos y atentos a las "cosas" de la Hermandad y Manolo González Roldán que cariñoso está todo el año hablando de ella y sus Titulares.

¿Quién no conoce a Sebastián Martín Barrionuevo o a Santiago Martín Benítez?. El primero es Albacea de Cultos desde el año 1.981, en tiempos de Antonio Tomé y desde entonces ha puesto al servicio de la Hermandad sus dotes creativas en el arte de vestir las imágenes, adornar los tronos o cuidar el altar de la Iglesia o de la Capilla – Casa Hermandad.

Sebastián me comenta que al mirar la cara de la Virgen sabe si está contenta o disgustada. Igual cuando contempla a Jesús...

¿Sueño, realidad, ambas cosas?. ¿Simplemente Amor y Cariño?. Que cada uno de vosotros deduzca la conclusión que mejor le parezca.

Santiago hace en la Hermandad lo mismo de carpintero, que de electricista, que de jardinero. Lleva muchos años sacando el Trono de Jesús. Hablando con él recientemente me refirió varios hechos vividos en la Hermandad, algunos de los cuales me emocionaron.

Me habló que en una ocasión se adornó el trono de Padre Jesús con dos pirámides de claveles rojos y ante el temor que las mismas se cayeran a los vaivenes de aquél, estuvo pensando en ello toda la noche decidiendo ir de madrugada a la Iglesia para comprobarlo. Cuando la tarde de Jueves Santo se dirigía para sacar el Trono pensando en lo mismo, las piernas le temblaban y los nervios no le dejaban tranquilo, hasta el punto que aquel año tuvo que sacarlo Sebastián González Moreno y él se colocó detrás mirando y remirando si "los polos" seguían en su sitio.

Elogio cariñoso merece la juventud, siempre dispuesta para lo que se le indique. Ellos son los portadores de los Tronos procesionales. A su frente actualmente José Miguel Martín González y Cristóbal Castillo Castillo que los reúnen, convocan y organizan. Quiero que sepáis que hoy día los portadores de tronos ascienden aproximadamente a 120 por trono que lejos de exigir remuneración se disputan ese honor , colaborando con un donativo para la compra de flores o satisfacer gastos generales de la Hermandad. Otros muchos participan en la procesión portando insignias, estandartes... o como simples nazarenos. Todos ellos se alegran cuando ven al Hermano Juan Montes Cruz que aunque algo mayor, siempre está proporcionándoles alguna que otra golosina para refrescarles la garganta, ronca de tanto cantar y vitorear ¡ARRIBA, ARRIBA PADRE JESÚS! ¡ARRIBA, ARRIBA LA VIRGEN DE LOS DOLORES!

Necesariamente he de hacer mención especial de nuestro Excmo. Ayuntamiento que a través de todos los años comentados nos colmó de atenciones, presidió nuestros actos religiosos y nos subvencionó generosamente nuestras actividades, por lo que este pregonero le rinde en nombre de todos los Hermanos "MORAOS" público homenaje de gratitud y reconocimiento. ¡VIVA ALHAURÍN DE LA TORRE!

Gustosamente pretendo rendir también en esta noche un homenaje de admiración y simpatía a la Real, Antigua y Venerable Cofradía del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Nuestra Señora de la Soledad de este pueblo "los verdes". Juntos - ellos y nosotros, nosotros y ellos – hemos hecho posible – aparte rivalidades – que nuestros desfiles procesionales hayan alcanzado la altura que todos conocemos, lo que nos permite proclamar con orgullo y satisfacción que nos codeamos y a veces superamos a los mejores de Andalucía y por qué no decirlo de España.

Voy a personalizar este homenaje en dos cofrades "verdes": JOSEFA Rueda Fernández y SALVADOR Benítez Herrera. Ella, por supuesto verde,– está casada nada más y nada menos que con el Hermano Mayor actual de los "moraos" y él - también verde – es esposo de una "morada" de lujo: Mari-Petra Pérez Gallego.

Pepi nos ha dado y nos da un ejemplo de cómo debe ser una gran señora. Con cuanto talento, con cuanta paciencia – siempre con la sonrisa en los labios – lo acepta si importarle que a su casa lleguen "morás" y "moraos" para hablar con su marido y que Juan José – su esposo - le deje sola con sus hijos para acudir a realizar gestiones o atender reuniones de su Hermandad. Tu proceder PEPI tiene gran valor que los hermanos de Jesús reconocemos y agradecemos. Que tu Cristo y Nuestro Nazareno – el mismo Dios – te lo premien y tengan en cuenta.

A Salvador le diré que recuerdo su soneto "A la mujer de mantilla" que le pedí y me hizo para incorporarlo a mi pregón del año 1.990. Que no olvidaremos la ayuda que prestó a su esposa cuando fue Pregonera de Nuestra Hermandad y que siempre recordaremos el hermoso poema que ha dedicado a Jesús, publicado recientemente en nuestro Boletín Informativo del Cincuentenario. Él fue también quien presentó mi libro "Historia de los Moraos".

¿Verdad que resulta hermoso aplaudir a los Hermanos "verdes" aunque en Semana Santa nos volvamos "un poco locos" para ver quien trae más y mejores bandas musicales y saca mejor a sus pasos procesionales?. PUES APLAUDAMOS.

Al contemplar el Templo repleto de fieles observo caras femeninas tristes, quizás un poco disgustadas y me sonrío en mi interior. ¡Alegraos pues ha llegado el momento de hablar de vosotras!. El hermano Juan Benítez no puede olvidar a la RAMA FEMENINA de la Hermandad de los "MORAOS". De vosotras sale la Camarera Mayor efectiva y también las que formáis la Junta Directiva para actuar cuando sea preciso y necesario. Os preocupáis del Altar de Nuestros Titulares y de la Capilla – Casa Hermandad diariamente. De tener a punto aquellos enseres necesarios para la procesión que repartís y luego guardáis. Sois unas buenas administradoras aunque un poco "pionas". ¡Con razón tenéis tan repleto el ajuar de Padre Jesús y su Madre!. No os importa amanecer – tras una noche de intenso trabajo- llenas de ojeras pues a la media hora estáis repeinadas, pintadas y bien vestidas dispuestas a seguir trabajando. En honor de ELLOS – Jesús y María- no saben que hacer , qué vestidos estrenar o ponerse, cómo quedarían más bellas, que si los guantes, los zapatos, los adornos, que si las mantillas, la peineta y TODO para que los actos resulten más deslumbrantes.

 

Quiero recordar a las primeras Camareras Mayores ya fallecidas Hermanas Martínez entre ellas Paca, esposa de mi recordado y querido primo Cristóbal Ortega y Ana María casada con Miguel Carrasco; Petra García y María Cañas.

Y a las que aún viven: Pepita Benítez, María Petra, Manola Domínguez, María Ortega, Ana Carrasco, Antonia Roldán, Ana Luque, María Cantero, María Sánchez Marín, Josefa Rando, Dolores Luque y en la actualidad Antonia Cantero, las que en silencio tanto se han preocupado y preocupan por el auge de nuestra Hermandad.

Os cuento un hecho ocurrido a Mari-Petra siendo Camarera Mayor: Estaba preparada para marcharse a las fiestas de Churriana, cuando su tía Petra le pidió que fuera a la Iglesia y vistiera a Padre Jesús y a la Virgen y limpiara y adornara el altar. Se puso de mal genio y hasta lloró porque iba a perderse los festejos, pero había que contentar a su tía.

Cuando más entretenida estaba vistiendo al Nazareno sintió que algo o alguien le tocaba el hombro. Se asustó. No se atrevía a volver la vista hacia atrás. Cuando lo hizo, contempló que el brazo articulado del Señor se posaba sobre ella. Dice que fue una demostración de agradecimiento y cariño de Jesús y se puso muy contenta ¡y hasta pudo ir a Churriana!

Las hermanas "morás" que acostumbran acompañar con sus improvisadas canciones todos los actos de la Hermandad, no han querido dejar pasar este glorioso Cincuentenario del Nazareno sin dedicarle unas especiales, que han compuesto en su honor. Así pues ¡ ADELANTE!.

Me permito hacer a la Junta de Gobierno (muy bajito y casi al oido) dos peticiones que espero me concedan:

Primera: Que cuando Dios me llame no borréis mi nombre del Libro de los Hermanos. Dejad que siga ostentando – como ahora – el número UNO. Mis familiares se encargarán de seguir abonando la cuota anual.

Segunda: No me ofrezcáis flores, que se marchitan. Colocar en mi cabecera el Guión de nuestra Hermandad y cuando llegue a la Parroquia ponerme – aunque sea un momento – delante de nuestro altar y pedirles a Padre Jesús y a su Madre que si no lo han hecho ya, me abran las puertas del Cielo.

Pero no os preocupéis que Jesús querrá que mi mujer me prepare todavía muchas sopas de tomate, y muchos "cocios" de jureles.

Os voy a contar algo que ocurre en mi familia. Tengo 6 nietos. El mayor de 15 años – Pepito- ya se ha metido con su padre bajo el trono para llevarlo. María de 11 viene de Madrid todos los años para vestirse de nazarena con sus primas Viki de 14 y Esperanza de 13. Ésta ya ha ayudado en el "chiringuito" de San Juan. Juanito de 8 años no se acuesta la noche del Jueves Santo hasta ver y recibir la bendición de Padre Jesús y José Luis de 7 hace un par de noches le dice a su madre antes de acostarse:

Mamá ya le he rezado a DON JESÚS. Pero niño ¿quién es Don Jesús? le pregunta la madre y él tranquilamente le contesta: EL SEÑOR DE LOS MORAOS.

Cosas parecidas ocurren a muchas familias "morás".

Y termino mi pregón proclamando a los cuatro vientos, que mañana DOMINGO será DÍA DE GLORIA en el que celebraremos nada más y nada menos que el CINCUENTENARIO DEL REY DE REYES ¡JESÚS! que nos bendecirá una vez más en la plaza principal del pueblo.

¡VIVA JESÚS, VIVA PADRE JESÚS, VIVA NUESTRO PADRE JESÚS¡

¡VIVA - SU MADRE – MARÍA SANTÍSIMA DE LOS DOLORES¡

Juan Benitez Navarro

Alhaurín de la Torre 11 de Septiembre de 1999

 

Cortesía en Internet de AlhauriNet