Visite nuestro patrocinador

Entrevista a Juan Manuel Cestino Juárez, miembro de Ecologistas en Acción. Habalcuza
«La situación de la sierra de Alhaurín es caótica»

Silvia Portales

Juan Manuel Cestino Juárez lleva desde los años setenta intentado que las administraciones se den cuenta del daño que las empresas extractivas producen en la sierra de Alhaurín de la Torre. Tras crear su propia asociación ecologista en 1997, Habalcuza, y ser miembro de la Plataforma Anticanteras, ahora bajo la misma bandera que Ecologistas en Acción sigue reivindicando la importancia y la urgencia de proteger el entorno natural de Alhaurín, para lo que, después de años de desencuentro, cuenta con el Ayuntamiento.

-¿Cuál es la situación actual de la sierra de Alhaurín de la Torre?

-Totalmente caótica. Ninguna de las empresas mineras que operan en la misma cumplen o han cumplido alguna vez las normativas impuestas por la Junta de Andalucía respecto a la reforestación del terreno y al plan de regeneración. Mientras que los cortes en la sierra o frentes de canteras no pueden superar una altura de unos 20 metros, en algunos casos superan los 110 metros en línea recta, lo que impide en un futuro la recuperación de esta sierra. El problema es que la Junta conoce esta situación y la admite con la excusa de que estas empresas entregan un fondo en previsión para que una vez que concluyan la actividad y no hayan regenerado la zona, el gobierno autonómico tenga partidas para hacerlo. Los peor es que este fondo no supera ni por asomo la cantidad necesaria para la recuperación de la parte del monte explotada.

-En la actualidad, Ecologistas en Acción solicita que sea el Gobierno central quien asuma las competencias sobre las canteras, ¿por qué motivo?

-Desde que nosotros tratamos el tema de canteras la Junta nos ha demostrado que no es imparcial y que no se limita a cumplir lo legislado; simplemente soslaya lo legislado, en algunos casos bordea la ley y en otros claramente la infringe por omisión. Ante esto y puesto que Andalucía es del PSOE y el Gobierno central del PP, ya sea por competencias o rivalidad entre partidos entendemos que un órgano de rango superior va a velar por que se cumpla la ley.

-Cuando asegura que no se cumple la ley ¿se refiere a la posible apertura de nuevas canteras en la sierra?

-No exactamente. El fondo es más peliagudo, ya que se parte de un permiso de investigación que la propia administración deja caducar por inacción. Hay una empresa que cumple con lo que está legislado, solicita un permiso de investigación y pide un pase a concesión derivada, que no se le contesta en seis años con la excusa que está pendiente de un trámite administrativo. No hacen caso a las quejas de esta empresa hasta que se la condena a la inactividad y el permiso de investigación caduca, según se desprende de la documentación que está en nuestro poder. Después la Junta autoriza un cambio de titularidad de este permiso de investigación, ya caducado, a otra empresa minera, lo que nos parece una incongruencia y una parcialidad manifiesta hacia la otra empresa, ya que a esta última empresa sí se le pasa a consulta la aprobación de la concesión derivada.

-¿Qué importancia tiene que la Junta otorgue esta concesión derivada?

-Primero un fraude de ley. Lo que solicitan estas empresas es que se le dé permiso para minerales de la clase C o estratégicos, que les da derecho a la expropiación, y que lleva implícito un interés social para luego explotar los áridos. En este sentido, creemos que estas empresas tendrían que dejar de engañar a la gente y pedir directamente a la Junta un permiso de explotación de la clase A, lo que no conlleva el derecho a expropiar, medida que supondrá una guerra entre canteras en el momento en que el que tiene el derecho a expropiar lo ejerza.

-¿Qué espacio de la sierra se verá afectado por esta nueva situación?

-La sierra se reparte en 78 cuadrículas mineras, de las que 72 están siendo explotadas. Con este nuevo permiso de investigación se trata de explotar las seis restantes además del espacio no utilizado en las otras, ya que con la concesión derivada de clase C se le concede a estas empresas el derecho a expropiar este espacio. Esto será la destrucción total de la sierra.

-¿Qué postura cree que debe adoptar la Junta?

-No otorgar la concesión derivada a estas empresas que los solicitan hasta que no se resuelva el contencioso abierto por el Ayuntamiento y nuestra asociación. Hacer que los planes de reforestación y regeneración se cumplan por parte de las actuales canteras de forma inmediata y comprobar los niveles de polvo en suspensión tal y como indican las normativas.

-¿Qué apoyo espera del Ayuntamiento?

-Hay que reconocer que la actitud del Ayuntamiento ha dado un gran giro y por los motivos que sean se ha dado cuenta de la importancia de luchar por conservar la sierra. Por lo que espero que cada uno desde su papel vayamos de la mano para conseguir que se respete la sierra y no se den nuevos permisos mineros.