Visite nuestro patrocinador

¡Cultura al fin!

Lucía Trabajo Rubio. Alhaurín de la Torre. 02.04.04. Por fin parece que en este pueblo los dirigentes se interesan por algo más que por el urbanismo y las canteras y gracias a este descubrimiento intelectual el centro cultural ha resurgido de sus ruinas para mirar al siglo XXI con el ambicioso proyecto de albergar el mayor número de acontecimientos culturales de la provincia. Atrás queda la acogedora casa de la cultura que había ido perdiendo peso a medida que Alhaurín aumentaba su tamaño y ahora el nuevo edificio se abre a los ciudadanos con una oferta artística que promete eventos gratuitos y con entrada libre. Y es que no podemos olvidar que la cultura a veces es la asignatura pendiente de todo equipo de gobierno, también a escala nacional, y sufre los mayores recortes presupuestarios porque no somos capaces de encontrarle utilidad. Incultura y envidia es lo que sobra en este país pero sorprendentemente parece que en nuestro entorno alguien se ha dado cuenta de que es necesario ofrecer a los alhaurinos actividades de este tipo que enriquezcan su formación como personas, ya sea en forma de conferencias, obras teatrales, exhibiciones cinematográficas, exposiciones de pintura o con la increíble transformación de una de las dichosas canteras abandonadas en un auditorio para 2.500 personas. Lo que sea con tal de que se nos muestre que hay algo más allá del mero consumismo. También se ha dicho recientemente que el ayuntamiento planea crear una página web en la que recogerá las distintas actividades que se organicen.
Desde luego es una gran idea hacer uso de la red para mantenernos informados, pero me gustaría pedir que si se deciden por esta vía actualicen la información frecuentemente ya que, por lo menos a mí, me da repelús cuando veo que en la web del consistorio la información cultural más reciente que se ofrece corresponde al programa del XXVII Festival Torre del
Cante del año 2000. Por favor entiendan que en el estresado mundo en el que vivimos el hoy ya es pasado y a estas alturas el año 2000 es parte de la prehistoria para muchos de nosotros.